We are the world: una tarde en las pequeñas Naciones Unidas

Armando Zamora

Los impulsores de la enseñanza de idiomas extranjeros en la Universidad de Sonora jamás se imaginaron que su esfuerzo iba a florecer en una tarde magnífica como la del viernes 21 de octubre, en la que se desarrolló la XXV Feria Cultural Internacional del Departamento de Lenguas Extranjeras en el estacionamiento de esa unidad académica, abarrotado de público ansioso por volver a disfrutar de manera presencial de una jornada cultural envuelta en el papel celofán de la calidez humana, después de que durante 2020 y 2021 se realizara en forma virtual a causa de la pandemia.

2022 significó el regreso. Nada hay como la cercanía humana y el goce de los sentidos para construir momentos inolvidables: la Feria Cultural de Lenguas Extranjeras es una invitación a celebrar a la gente, a los idiomas, al espíritu más que a la técnica, a la solidaridad, a la generosidad y, por encima de todo, a la unidad que genera la comunicación no sólo en el lenguaje diverso, sino también en los diferentes sabores y vestuarios, el aroma de un platillo desconocido, la textura de las sonrisas y el entusiasmo que siempre encuentra el camino a casa cada año.

El programa artístico de la XXV Feria Cultural Internacional convocó melodías rusas, francesas, japonesas, alemanas, portuguesas e italianas; contó con la lectura de un poema, interpretado al más puro estilo del payador perseguido por una estudiante argentina de intercambio, reñidos concursos de cosplay, la majestuosa y cautivante Danza del dragón, ejecutada por alumnos de chino, y cerró la velada la celebración de la multitudinaria canción We are the world —pieza lanzada en 1985, pero que sigue tan vigente como el primer día—, que entonaron profesores y estudiantes de idiomas, en grupos que corearon parte de la letra en todos los idiomas que se imparten en el Departamento.

La feria se realiza en el marco de la conmemoración de la integración de la Organización de las Naciones Unidas, formalizada el 24 de octubre de 1945 por 51 países, México entre ellos, que se comprometieron a mantener la paz y la seguridad internacionales, fomentar relaciones de amistad y promover el progreso social entre las naciones, así como la mejora del nivel de vida y los derechos humanos. “Somos unas pequeñas Naciones Unidas”, dijeron emocionados algunos docentes antes de presentar We are the World.

Y al final, la algarabía se volvió agradecimiento en el aleteo de la despedida y las voces fueron bajando de volumen mientras un tibio aire venido del pasado empezó a formar pequeños remolinos de melancolía bajo la luna amarilla de octubre para tender un puente de esperanza hacia la feria XXVI, que volverá a reunir a la apasionada comunidad de Idiomas bajo el manto festivo de nuevos platillos, otros vestuarios multicolores y diferentes melodías, hilados por el mismo sentido de generosidad de profesores y alumnos que compartirán con orgullo trocitos de rasgos culturales de la tierra lejana que los vio nacer a la vida o a nuevos idiomas.

De eso se trata: de volver para el reencuentro y recrear la felicidad. Mario Benedetti lo dijo mil veces mejor en su poema Quiero creer que estoy volviendo: “Vuelvo con la esperanza abrumadora y los fantasmas que llevé conmigo, y el arrabal de todos y el amigo que estaba y no está ahora… Vuelvo sin duelo y ha llovido tanto en mi ausencia, en mis calles, en mi mundo, que me pierdo en los nombres y confundo la lluvia con el llanto…”

La enseñanza de idiomas en la Universidad
La enseñanza de lenguas extranjeras en la Universidad de Sonora cumplirá 60 años en la Universidad de Sonora en 2024: esta historia inició en 1964, cuando se formalizó la enseñanza de inglés y francés en la Escuela de Altos Estudios, como parte del programa curricular de la Licenciatura en Letras.

De 1965 a 1966 el número de idiomas se ampliaron con la apertura de clases de alemán, italiano y ruso. En 1974 se crea el Área de Idiomas en Altos Estudios, y en 1978 esta escuela se convierte en el Departamento de Humanidades, que rediseña su estructura interna con la creación del Área de Servicios, integrada por Idiomas y Metodología de la Investigación.

En 1980 la enseñanza del inglés se organiza cada vez mejor y adquiere gran importancia como lengua extranjera a nivel nacional e institucional, atendiendo a alumnos de las diferentes licenciaturas de la Universidad y grupos de estudiantes extrauniversitarios.

En 1991, el Servicio de Idiomas del Departamento de Humanidades se convierte en la base para abrir el Departamento de Lenguas Extranjeras, lo que constituyó un paso significativo para la enseñanza de idiomas en la Universidad, que hasta la fecha se sigue fortaleciendo y atendiendo las necesidades de la comunidad universitaria, sociedad en general y extranjeros.

Actualmente, el Departamento de Lenguas Extranjeras realiza docencia, investigación y extensión a través del programa académico de Licenciatura en Enseñanza del Inglés, además de ofrecer 10 idiomas: cursos generales de inglés, además de alemán, árabe, chino, español para extranjeros, francés, italiano, japonés, portugués y ruso.

Sólo la enseñanza de estos idiomas concentra una matrícula de 9,218 alumnos: en términos numéricos, esta población equivale a la de una universidad de calibre mediano, y son ellos, los alumnos, asesorados por sus maestros, quienes dan vida a las ferias de idiomas. Y es a ellos a quienes los asistentes les agradecen el esfuerzo. Sí: vale la pena esperar un año para alimentar el reencuentro.

Fuente: https://www.unison.mx/nota/?idnoti=33188